Qué hacer en un día de nesting

Ahora que se aproximan muchos días libres, y teniendo en cuenta que nadie nos quiere, es habitual leer a gente lloriqueando en las redes sociales porque se aburren en casa y no saben qué hacer con su tiempo libre. Con este post voy a intentar llenar un poco ese vacío que habita en vuestras tristes vidas, ofreciendo ideas para que vuestros días de nesting pasen de ser un drama épico de cojones a una orgía de sensaciones nunca disfrutadas anteriormente por ningún ser humano.

Una cosa muy socorrida que puedes hacer en un día de nesting es intentar cocinar algo nuevo. Mira a ver qué coño tienes en los armarios y la nevera y deja volar tu imaginación (es recomendable que elijas cosas con poco moho), saca a ese artista que llevas dentro e improvisa, que nadie te diga que no se pueden mezclar macarrones con lentejas, el mundo es de los valientes, también se reían del primero que se comió un percebe, o del primero que le echó piña a la pizza. Bueno, de ese se reían con razón, ya hace falta ser miserable. Un consejo que viene muy bien y que a mí siempre me ha funcionado, es cocinar con confianza en uno mismo y tener a mano el teléfono de algún servicio de comida a domicilio.

Otra cosa que va muy bien para entretenerse en esos días donde el pijama se hace dueño de la situación, es gozar de un momento de silencio. Sé lo que estáis pensando, no siempre se da la situación; los tontacos de las motos con el tubo de escape recortado, los vecinos que sobreactúan follando, los coches de bomberos pasando por tu calle, los sharknados, los aullidos de los lobos, Bertín Osborne y demás, pero aquí os dejo la solución. Poned en el buscador de Youtube “Fondo negro en silencio” y disfrutaréis de dos horas y treinta y ocho minutos de la más placentera calma. Cuando se acabe tenéis la opción de volver a poner el vídeo, ¿no es maravilloso?

Algo que aparte de entretenerte en esos días en los que no tienes planes también sirve para mejorar las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta, la inteligencia espacial, la destreza en los preliminares, la capacidad para respirar debajo del agua y aumentar la frecuencia con la que vas al baño, es aprender a tocar un instrumento. Si tenéis unos vecinos un poco hijos de puta, yo recomiendo elegir la batería o el violín, y si os hace ilusión no morir vírgenes es mejor que descartéis la guitarra, hasta el que toca la pandereta liga más que el guitarrista.

Ya por último os ofrezco una alternativa que hará que vuestro tiempo de ocio pase volando y estéis deseando disfrutar de un día más de nesting sin que la desidia se apodere de vuestras sucias almas: limpiar la casa, y donde digo limpiar la casa quiero decir masturbarse compulsívamente. Explora tu cuerpo, siente cada poro de tu piel, azota tus nalgas lujuriosamente, rellena tus orificios, agita tus miembros, lubrica tus sentidos, acaricia tus pezones, y recuerda, ten siempre a mano unas cortinas, un gato, o en su defecto, mucho papel de celulosa.

Espero que todas estas ideas os ayuden a que vuestros días libres dejen de ser un infierno, y recordad que no es más feliz el que más tiene, sino el que más dopamina, endorfina y serotonina es capaz de generar. Un beso sin ganas.

Anuncios

Autor: declasebaja

A veces hago caca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s