Don’t feed the troll

El otro día me pasó algo bastante curioso, iba yo caminando con mi gran amigo Ildefonso por las calles de Alcorcón, cuando de pronto una imagen un tanto perturbadora se presentó ante nuestros ojos: un tipo bastante fornido con una camiseta de Maná estaba pateando la cabeza de una anciana y robándole la compra. Ya hace falta tener mal gusto musical.

Yo no presté mucha atención a la cosa, porque soy una persona increíblemente madura (aparte de guapísimo, inteligente, con un rabo enorme y con un gusto en el vestir fuera de lo común) que no cae en infantilismos tales como los de responder a las provocaciones de la gente que intenta llamar mi atención, así que proseguí mi camino. Hasta que el tocapelotas de Ildefonso tuvo que saltar: “oye tío, ¿hacemos algo?”.

A ver, alma de cántaro, ¿nos están pateando la cabeza a nosotros? Pues pasa del tema hombre, que eso es lo que quieren, don’t feed the troll. Y va el gilipollas de Ildefonso y me dice: “oye tío, ¿el de la camiseta de Maná que está pateando la cabeza de la vieja no es tu colega Luis Alfredo? ¿Pero como es posible que Maná siga sacando discos?”.

Manda cojones, la gente no sabe qué hacer para amargarte la vida. A ver, Ildefonso, que hemos salido a pasear, no me jodas la velada, que a lo mejor sí es mi colega Luis Alfredo, ¿pero eso qué coño importa? Vamos a seguir con el paseo y ya se cansará Luis (o el que sea, que oye, a lo mejor no es él, pero si es él sus razones tendrá) de patear a la señora, el tiempo pone a cada uno en su sitio, la historia condenará a Maná por sus crímenes.

Al final resulta que sí era Luis Alfredo el que estaba pateando a la vieja, pero oye, nadie es perfecto, vale que Luis es fan de Maná, cosa que no voy a aprobar de ninguna forma, pero no es menos cierto que es una persona con un corazón de oro que cuelga letras de Joaquín Sabina en Facebook, tampoco le vamos a crucificar por su afición a patear viejas, no seamos radicales.

La moraleja de esta historia es que hay que ser lo suficientemente maduro, frío, sosegado e inteligente como para no caer en provocaciones de gentuza que lo único que busca es llamar la atención. Tan maduro, frío, sosegado e inteligente como lo soy yo, que no es que yo lo diga, es que me lo dice todo el mundo, soy la polla con patatas con kétchup y mayonesa por encima, para qué os voy a engañar. Vosotros no, vosotros caca, rebota rebota y en vuestro culo explota. Os dejo, que he quedado con Luis Alfredo para tomar unas cañas y analizar en profundidad “Tesis sobre Feuerbach” mientras nos reímos de lo infantil que es el niñato de Ildefonso.

Anuncios

Autor: declasebaja

A veces hago caca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s