Lo que cuenta es el beneficio

Hoy he ido a comer a un conocido sitio venido a menos, la calidad sigue siendo aceptable, la atención deja mucho que desear, y no por culpa de los empleados, casi nunca suele ser culpa de los empleados.

Si preguntas a los que regentan el negocio, te dirán que es culpa de la “crisis”. El entrecomillado les ha obligado a reducir personal para seguir ofreciendo el mismo servicio (obviamente, con menos personal es imposible realizar el mismo servicio) y seguir teniendo un nivel ascendente de beneficios.

Los camareros se disculpan por la tardanza, pasando una vergüenza que debería sentir el jefe del cotarro, circulan agobiados por todo el local, no dan a basto, la gente que espera ser atendida muchas veces pierde la paciencia, se levanta y se va.

No sé hasta qué punto esta estrategia es buena para la fama del susodicho negocio, supongo que los de arriba lo tienen todo bien calculado, y aunque saben que el recorte de personal afectará a las visitas, económicamente les acabará siendo más rentable.

Y es que al fin y al cabo, el dinero es lo que mueve el mundo, y da lo mismo si algunas personas dejan de acudir a tu local, o si tu personal es explotado hasta niveles del medievo, porque lo único que cuenta es el beneficio, y por desgracia esto no solo sucede en el entorno laboral, sino en todos los ámbitos de la vida, y así va el mundo.

Anuncios

¿Como actuar ante una campaña de difamación, injurias y calumnias?

Algunos ya sabéis que llevo más de un año sufriendo injurias, calumnias, difamaciones y acoso, tanto yo como mi entorno, y la verdad es que no tenía ni pajolera idea de que hubiera gente capaz de hacer algo así hasta que me sucedió, pensaba que alguien con una maldad tan elevada como para hacer algo de ese tipo sin que tú le hubieras hecho antes absolutamente nada, incluso habiendo hecho todo lo posible para que esa persona estuviese bien, solo se daba en los libros o en las películas.

El caso es que resulta que no solo hay gente así, sino que son bastante más numerosos de lo que sería deseable, como está saliendo a la luz últimamente por la red, así que me voy a permitir dar unos consejos sobre la forma de actuar cuando te sucede algo tan desagradable, espero que sirvan de ayuda, y también aclarar que tan solo es mi punto de vista, y puedo estar equivocado, pero después de más de un año sufriendo el tema, me gustaría dar mi opinión por si pudiera servir de algo.

Cuando te difaman, injurian y calumnian, atribuyéndote delitos tan graves como violación, maltrato o asesinato de hámsters (ya sé que lo del hámster suena a coña, pero conmigo lo hicieron) el objetivo es dejarte solo y destruirte, y bueno, en cierta parte lo logran, consiguen dejarte solo porque hay mucha gente que se va. Se van sin hacer preguntas, simplemente dan por cierto todo lo que una persona está soltando sobre ti, aunque no tenga ningún sentido, y también consiguen que te sientas terriblemente solo, porque hay mucha gente que se calla, gente que sabe de primera mano que están mintiendo para hacerte daño. También logran destruirte en cierto modo, porque tú ya no vas a volver a ser el mismo, te va a costar horrores volver a confiar en la gente, y es inevitable que la tristeza se apodere de ti en muchos momentos.

Obviamente, lo primero es tomar medidas legales, buscarte un abogado y demandar al o a los que te están difamando. No te preocupes mucho por ellos, si están diciendo la verdad, les vas a ofrecer la posibilidad de que lo demuestren en un juzgado, así que de cierta manera, les estás haciendo un gran favor a “las víctimas”.

Lo segundo es armarte de paciencia, ya que la justicia va más lenta que el cerebro de un posmo, e intentar pensar lo menos posible en el tema, tus redes sociales deben continuar por un cauce normal, que tu cuenta no se convierta en monotema. Ojo, que no estoy diciendo que te calles, hay que dar difusión a lo que te ha hecho esa gentuza, pero no les des el gusto de que sean el centro de atención, la mayoría son adictos al casito, y la única forma que tienen de lograrlo es siendo unos hijos de la grandísima puta.

Lo tercero es intentar no escribir cuando estés cabreado, porque a veces estarás en la mierda y pasarás los días planeando tu suicidio, y otras veces te convertirás en El Increíble Hulk, a mí me ha pasado cuando el tema ha afectado a la salud de una persona de mi entorno, y he escrito cosas que luego he borrado. Somos humanos, y te pasará aunque no quieras, pero intenta controlarlo, no merece la pena.

Y ya por último, tienes que estar preparado para llevarte grandes decepciones, gente que no esperabas que actuara de ese modo se pondrá en tu contra, se harán los muertos o fingirán que no te conocen de nada, eso siempre pasa en estos casos. Que les folle un pato con sífilis, algo bueno ha tenido lo que te está pasando, te has quitado de encima a gente de mierda. En contrapartida, personas que no esperabas saldrán para apoyarte, no todo iba a ser malo, y fíjate que en este caso digo “personas”, no “gente”. Has salido ganando.

Este es tan solo mi punto de vista, después de más de un año de experiencia, y espero que a alguien le pueda servir de ayuda. Mucho ánimo, y a por ellos, que son muchos, pero no son más que una panda de cobardes.

El silencio

Gracias a las nuevas tecnologías, destruir la vida de una persona es una labor que se ha facilitado enormemente, pero no carguemos toda la culpa en la ciencia, supongo que las personas que utilizan el progreso para temas tan zafios también tienen algo de responsabilidad.

Lo de quitar hierro a temas como un acoso constante y diario, y decir que son tonterías, porque hay cosas más graves (efectivamente, te pueden esperar en la calle para apuñalarte, y tal como están las cosas, todo llegará) está bien de cara a tu conciencia, pero la gente que lo sufre no lo lleva igual de bien que tú.

Lo de callarse ante estos temas, porque don’t feed the troll, ya se cansarán, el tiempo pone a cada uno en su sitio, patatas con sirope de chocolate por encima, pues oye, lo puedo entender, porque nadie tiene ganas de movidas, lo curioso es cuando lo hace gente que te reclama que te posiciones con todo lo que ellos dicen.

Hace poco, una tuitera se ha tenido que cerrar la cuenta por culpa de la maravillosa labor que realiza gente que va de defensora de la democracia, la argumentación, la razón, la lucha contra el bullying e incluso los derechos de la mujer, con ella ha habido cero empatía, y de sororidad mejor ni hablamos.

Su delito fue no apoyar difamaciones, linchamientos, injurias, calumnias y venganzas personales, y tiene gracia el tema, porque ha habido gente que habitualmente le ríe las gracias a la gentuza de las antorchas por el TL, que le ha mandado mensajes privados de apoyo por Instagram. Son los aliados perfectos, pillan de todas partes, unos cracks.

El caso es que esta tuitera, que realmente sí sufrió maltrato y violación, y tuvo la poca vergüenza de denunciar en un juzgado en lugar de escribir un hilo en Twitter, lleva ya bastante tiempo aguantando a esta basura que se ha hecho fuerte en la red, que tiene muchísimo apoyo y una oposición mínima, y por causa de esta gentuza ha sufrido varias crisis de ansiedad, y más recientemente una parálisis facial provocada por el estrés, qué bonito, ¿verdad?

Supongo que todo esto a la mayoría os suda las pelotas, y que hasta que no apaleen a alguien y le dejen medio muerto por la calle, o incluso le maten, seguiremos todos mirando para otro lado, pero bueno, esto solo lo escribo para desahogarme, y también con la vana ilusión de que alguien lo lea y se le caiga un poquito la cara de vergüenza, sigo siendo un soñador.

No quiero acabar este precioso post sin antes recomendaros que MUCHA RABIA, MUCHA INDIGNACIÓN, MÁXIMA DIFUSIÓN, y que la tortilla de patatas, siempre con cebolla. Muchos besos, amiguitos.

Tipos de personas

Hoy alguien se ha disculpado conmigo en Twitter, es la primera vez que alguien se disculpa conmigo después de más de un año de difamaciones, injurias, calumnias, insultos de todo tipo y acoso diario tanto a mí como a mi entorno. En un principio pensé que se disculpaba por haberse tragado el tema, y le he dicho que no pasa nada, que sin problemas, al fin y al cabo todos somos humanos y todos nos podemos equivocar, yo de hecho a veces tiro los calzoncillos a la basura y meto el envase del yogur en la lavadora, pero luego el tipo me ha dicho que se disculpaba por haber guardado silencio.

Me he quedado un poco de piedra pómez, porque el tipo ni me conoce en persona, y ni siquiera nos seguimos, y me ha venido a la cabeza gente que me seguía desde hace ocho años y cuando salió el tema se puso a lanzar pseudos diciendo que yo me estaba comportando igual que mi difamadora, y que era la típica pelea de ex (la típica pelea en la que tu ex se tira más de un año diciendo en las redes que eres un violador, un maltratador y un asesino de hámsters, lo normal), o los que solían quedar conmigo de cañas y fueron testigos de un tortazo tremendo que me dio tan encantador ser, y de mi reacción, que fue hacer como si no hubiera pasado nada, y cuando salió el tema no dijeron ni pío y simplemente desaparecieron de mi vida, o los cerca de mil personas que me dejaron de seguir, o los cobardes que no tuvieron narices para dejarme de seguir, pero cambiaron radicalmente su comportamiento conmigo.

La vida es una puta mierda, y la mayoría de gente va a quedar bien, a unirse a la turba que más caliente en ese momento, y a salvar su culo, pero detalles tan simples como el de hoy le hacen a uno recuperar un poco la fe en la raza humana. Tampoco os flipéis, que si cae un meteorito esta noche, yo sería la persona más feliz del mundo, pero oye, de vez en cuando aparece una Maredsous en mitad de este océano de Cruzcampos que es nuestro planeta, y te hace sonreír durante un par de segundos.

 

El amor no existe

Muchos de nosotros hemos pronunciado esta estúpida frase durante una mala racha, o durante una mala vida, como es mi caso, y todos sabemos que es una puta mentira, pero nos sirve como escudo para ir por el mundo obviando el amor, en cierto modo nos quita responsabilidad, no nos quiere nadie “porque el amor no existe”. Ya está.

La triste (o no) realidad es que el hecho de que a nosotros no nos toque ni con un palo, no significa que no exista, todos conocemos a parejas que llevan muchos años y están genial, y ahora me vendrá uno de los mayores tramposos de los de “el amor no existe” a decir: “es que están juntos por no estar solos, o por conveniencia, o por costumbre”. No niego que haya muchos casos así, pero también hay gente que está junta porque es lo que quiere, y porque se quieren. Y lo sabes perfectamente, hipócrita.

Es muy probable que tú nunca llegues a tener un Maserati, pero los Maseratis existen. Con el amor pasa más o menos lo mismo, menuda putada, ¿verdad? No tiene por qué serlo, la auténtica catástrofe sería que la afirmación que da título a esta bazofia de post fuera cierta, pero solo es una frase más de autodefensa, de las muchas que utilizamos para intentar suavizar un poco la realidad de nuestra mierda de vida.

Sí, es jodido admitirlo, pero el amor existe, que no se lleve bien con nosotros es otro tema, devastador para nuestro ego, para nuestra autoestima y para la salud de nuestro túnel carpiano, pero es lo que hay, y deberíais alegraros por ello, porque ya hay demasiado hijo de puta suelto por el mundo como para que encima el puto amor no existiera.

Sanidad ¿pública?

Que la sanidad pública se ha convertido en un negocio más para que unos pocos chupen del bote, es algo que a estas alturas no sorprende a nadie, pero puede que no tengamos claro hasta qué punto se está deteriorando, y las graves consecuencias que tiene.

La falta de personal es alarmante, lo que conlleva más carga de trabajo, y un hospital no es una carnicería ni un bar de tapas, un fallo humano puede tener consecuencias fatales, consecuencias que la mayor parte de veces se ocultan, y nadie se entera, la imagen que se da es la de que “al final todo acaba saliendo”.

Con un 40 % menos de plantilla de limpieza, se limpian las mismas zonas que antes, ¿pero se limpian igual? Obviamente no, la gente hace lo que puede, en muchos casos a unas velocidades y con un estrés que puede que no sea lo más adecuado para desinfectar zonas de alto riesgo, como por ejemplo, un quirófano. Pero no todo es malo, la zona de gerencia siempre está limpia y reluciente, y eso es lo que importa.

No es raro ver a enfermos tener que esperar horas para ser trasladados a diversas zonas, dado que la plantilla de celadores es totalmente insuficiente para cubrir todo el área del hospital, tampoco es extraño esperar horas a que llegue una ambulancia para llevarse a un paciente.

La plantilla de enfermería y auxiliares también es totalmente insuficiente para el número de pacientes que manejan, y si no suceden más cosas es porque su nivel de responsabilidad es mucho mayor que el de los directivos que merman el personal de los hospitales a sabiendas de que conlleva un riesgo real para los pacientes.

Esto sucede en todos los estamentos que habitan en un hospital: médicos, personal de seguridad, servicio técnico, personal de cocina, personal administrativo… en fin, que si juntamos todo, es prácticamente milagroso que un día normal no se convierta en La Matanza de Texas.

A todo este despropósito hay que unir el aumento de las llamadas peonadas, cirugías no programadas que se realizan después del horario laboral de mañana, cobrando un extra por ello. Es decir, personal más cansado, y que se va a casa cuando acaba la lista de operaciones de ese día, no digo más. A mí en una de esas peonadas, se supone que me tenían que quitar una muela del juicio, pero me quitaron una muela sana, y la del juicio ahí la tengo, que la verdad ya se me han quitado un poco las ganas de volver a intentarlo, no sea que tampoco acierten. No os quiero asustar, pero igual que pasa con una muela, pasa con otras cosas, prefiero no dar detalles.

Cualquiera que trabaje en un hospital y no sea gerente, alto directivo, o tenga algún tipo de interés económico en defender lo que se está haciendo con la sanidad pública, sabe que no exagero en absoluto, más bien me quedo corto y me callo muchas cosas, cosas que nunca os contarán en “programas de investigación” de Cuatro, o en reportajes sensacionalistas de En Tierra Hostil, porque no pasan a 7.000 kilómetros, y está bien indignarse, pero con lo que pille lejos y no moleste a quien nos paga.

 

La burbuja

Fuera de las redes todos tenemos amigos, cada uno de su padre y de su madre, con sus ideas políticas, sus gustos musicales, su forma de vestir y sus neuras personales, y son nuestros amigos principalmente porque les consideramos buena gente, lo demás nos suda un poco lo que viene siendo la zona de la entrepierna más próxima a nuestra cavidad anal. Al menos eso es lo que quiero pensar, porque si alguna gente se comporta como en las redes, me los imagino caminando por la calle con un Avtomat Kalashnikova y acribillando a balazos a todo aquel que no lleve los símbolos con los que los portadores de tan preciosa arma se identifican.

Hay gente que solía utilizar las redes para evadirse de vez en cuando de una realidad que no es como nosotros quisiéramos que fuera, para hacer el pasayo e intentar pasar un rato agradable, sin más pretensiones. Esto ya se ha convertido en una utopía imposible, ya que si cometes el error de opinar que la berenjena Mirabelle está mucho más rica que la berenjena Talina, los fanáticos de la berenjena Talina iniciarán una cruzada contra ti, probablemente de días, puede que incluso de semanas, meses, años… y además es probable que ya te conviertas en un ser odiado por ellos de por vida.

Gente que te seguía de siempre, aprovechará que ya no lo hace para soltar toda la mierda que tenía acumulada contra ti, pasarás de ser el chico majete al que mencionaban con gilipolleces, porque sabían que al ser un gilipollas de manual como eres, les ibas a seguir el rollo con tus payasadas, a ser un infrahumano despreciable que jamás ha respetado a los legítimos defensores de la única berenjena que merece ser considerada como la mejor, la berenjena Talina.

También dirán que se te ha subido “la fama” a la cabeza. Esto es especialmente gracioso, porque por ejemplo Twitter, tiene unos 300 millones de usuarios activos, y hay gente que te llama “famoso” por tener 10.000 followers, que ya me contarás la mierda de repercusión que puedes tener en el mundo, pero en fin, no hay nadie al volante y no se puede pedir más. Otra cosa graciosa es que en un mundo con más de 7.000 millones de habitantes, los que creen que todo lo que escribe cualquier persona va por ellos, incluso gente que ni sabe que existen, te llamarán ególatra. Sin comentarios.

Total, que ahora resulta que si queremos evadirnos de la “realidad”, lo que tenemos que hacer es dejar las redes por unos días, y tomarnos un descanso de fanáticos, turbas linchadoras, seres de luz, gente que es mejor que tú porque lee 14 libros al día y luego cava un par de zanjas, y portadores de la verdad absoluta. Habéis logrado que el mundo real sea un lugar mucho más agradable que la burbujita de gente que os da la razón como a los tontos en la que habéis convertido un sitio que solía ser un oasis, y ahora es un puto infierno en el que cuanto menos tiempo pases, mucho mejor para tu salud mental.